Siguiendo los astros, siguiendo tu rastro..

Dice la leyenda

Dicen que uno puede encontrar en el cosmos restos de otras almas, mil espíritus de vidas pasadas, una pizca de cada uno a miles de distancia.

Dicen que tan solo con alzar la mirada al cielo, podrán conectarse los astros con las personas que amamos, que solamente eso bastará para conocer sus emociones, saludarlos o saber de sí. Podrán ver en una tarde, en el firmamento, desde un corazón (si estás sentado al lado de la persona que “amas”), hasta un demonio interno que viene atormentándolos desde la infancia. Tal vez solamente sean figuras que recreamos en la mente, tal vez sea muy subjetivo (Si tienes muchos desórdenes mentales podrás verlos reflejados). Algunos más ilustrados llamarían a esta conexión “Conéxiones Karmáticas” “Lazos espirituales” “Almas Gemelas”.

Yo solo la llamaré “CORAZONADA”. Y así fue, como una tarde de domingo, sin quererlo, sin buscarlo, sin pensarlo.. Tuve una corazonada y le vi. En esa nube, al final de la tarde vi sus cabellos castaños, vi su rostro, vi esa mirada penetrante y profunda que es raramente encantadora; vi su sonrisa loca, vi sus brazos, y sus manos (como me gustaban sus manos)… Vi como la abrazaba a ella. Me pregunto ¿Podremos ser figuras en las nubes que proyectan nuestros deseos?

No se si me vi, o la vi a ella, dos cuerpos desnudos después de amarse.. Esa mirada oculta, que dice “olvídame”, o ¿podría decir ámame…?

El amor innegable , la paciencia al olvido, el rechazo a la indiferencia.

A mame mejor… ¡Porque al terminar la noche no tenía nada!

Anuncios